Reggaesta: el hombre que convierte en 'reggae' todo lo que escucha | eslang

Reggaesta: el hombre que convierte en ‘reggae’ todo lo que escucha

¿Puede petarlo Rihanna a ritmo de reggae? Sí

  • Los vídeos de Reggaesta acumulan más de 78 millones de visualizaciones

“Sinónimo de libertad” en la desgarrada voz de Kurt Cobain. “Corazón de la vida” retumbando latido a latido sobre las teclas del piano de Franz Liszt. “Religión” sin Biblias ni mesías que osen desafinar la devota guitarra de Jimmy Hendrix. Así es la música, fiel compañera de fatigas en lo próspero y en lo adverso, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, hasta que los cascos (o Spotify) nos separen. No en vano, qué sería de nosotros sin esas melodías capaces de ofrecer la perfecta banda sonora a todo tipo de recuerdos, estados de ánimo y sentimientos encontrados. Mejor ni pensarlo…

Nadie en su sano juicio podría imaginar una existencia condenada al más cruel e ingrato de los silencios. Ahora bien, ¿y si las letras de las canciones que copan nuestras playlists favoritas nunca hubieran danzado al son de sus emblemáticos ritmos? ¿Calarían tan hondo en los oídos de toda una generación? O simplemente, serían presas del olvido que acompaña a tantos otros fracasos artísticos. En torno a esta cuestión orbita el talento y la creatividad de un hombre dispuesto a resolver el enigma dando rienda suelta a su innato don: convertir grandes éxitos de ayer y hoy en auténticos hits con sabor a reggae.

Reggaesta
Reggaesta

He aquí la pasión de Reggaesta, identidad secreta tras la que se oculta el músico, productor y remixer italiano que desde hace años revoluciona YouTube con sus originales creaciones. Todas ellas, concebidas desde el “amor tardío” por un género que se cruzó en su camino de manera accidental, tal y como él mismo cuenta: “Tenía 22 años y en ese momento hacía jazz. Un día me enteré de que The Marciellos, un grupo de rocksteady de mi ciudad, necesitaba a alguien que tocase el contrabajo para un homenaje a The Skatalites. Desde el primer instante en que empezamos a tocar estos ritmos sentí que algo había cambiado en mi vida musical. Ahí empecé a escuchar reggae“.

Influencias clásicas para ‘clásicos’ renovados

Los atrevidos sonidos de The Groundation, banda californiana de ‘roots reggae’, propiciaron el flechazo: “Me enamoré de esta banda y aún sigo enamorado. Estoy seguro de que la razón principal fue su gran relación con el jazz, pero no me llevó mucho tiempo desandar el camino hacia las raíces de esta música que me dio la oportunidad de descubrir sus hitos”. Fue así como llegaron a sus oídos leyendas de la talla de Steel Pulse, Black Uhuru, Horace Andy y Alborosie, suculentos aperitivos para saborear, en pequeños bocados, el legado del chef que convirtió su obra en una doctrina mundial: Robert Nesta Marley Booker.

Bob Marley es el principal motivo por el que, a día de hoy, se escucha reggae en casi todos los países… Y no creo que sea solo por el gran artista que fue y por la maravillosa música que hizo. Él ha sido un mensajero de la paz, de la libertad y de la unidad que ha llevado a su público a reflexionar sobre lo que significa e implica ser un ser humano”, asegura Reggaesta. De ahí que su esencia quede impregnada en los frutos de una labor que le ha llevado a viajar, desprovisto de Delorean’s y TARDIS improvisadas, por todas las épocas, voces y estilos posibles.

Más de 34.000.000

son las visualizaciones del 'Set Fire To The Rain' (reggae version) de Adele

Desde Amy Winehouse, Adele, Michael Jackson, Queen, Elvis Pressley, Janis Joplin, Nancy Sinatra o The Eagles; hasta Beyoncé, Rihanna, Nicky Minaj, Alicia Keys, Marvin Gaye, Diana Ross, Depeche Mode y Muse; pasando por George Michael, No Doubt, Stevie Wonder, Kiss o Wu-Tang Clan. No hay quien se resista a la hora de dejarse embrujar por esa genialidad incapaz de encontrar límites creativos: “Sí, creo que cualquier tema se puede versionar. Se necesita creatividad y coraje para ello. En ocasiones, algunas partes vocales no encajan con el reggae debido al modo en que se cantaron originalmente; y puede que algunas remezclas suenen demasiado extremas, pero yo creo que todo es posible. Cada vez que escucho una canción imagino cómo sería en clave de reggae”.

Una elaboración convertida en receta de éxito

A partir de este boceto mental, los pasos a seguir para llevar a cabo la remezcla deseada son claros y firmes: “Primero, siempre grabo el piano para tener la armonía de la canción completa. De esa armonía y del tempo depende el ritmo que quiero darle. Así aparece la percusión. Llegados a este punto, trabajo en partes concretas de la pista, la primera estrofa y el estribillo, rellenándolas con el resto de instrumentos. Como considero al bajo el instrumento más importante en una canción reggae, a menudo lo grabo al final. Solo después sigo con el resto de la pista y una vez acabada, me detengo en pequeños arreglos”.

La duración del proceso viene marcada por la exigencia y la constancia de su artífice. “Puedo hacer un remix en menos de tres horas, pero paso la mayor parte de mi tiempo dándole el color adecuado, escogiendo los instrumentos, y haciendo los arreglos, la mezcla y el master. Todo se puede lograr en un día. No obstante, necesito escucharla una y otra vez hasta que quedo por fin satisfecho con mi trabajo”, explica nuestro protagonista, reafirmando su voraz inconformismo: “Siempre intento mejorar, por eso creo que algunas de mis viejas remezclas sonarían mucho mejor si las hiciese ahora“.

Con más de 148.000 suscriptores a su canal, vídeos que alcanzan y superan las siete cifras en visualizaciones (su versión del ‘Set Fire to the Rain’ de Adele cuenta con más de 34 millones de reproducciones), y su tercer recopilatorio recién salido del horno, cuesta creer que en un primer momento no pasara por su mente dedicarse a ello en cuerpo y alma: “Al principio buscaba, a través de canciones, la inspiración para componer reggae instrumental y experimentar mis habilidades produciendo temas. La idea de remezclar canciones famosas llegó a mí tras escuchar ‘The Dub Side of the Moon’ de Easy Star All-Stars, uno de mis álbumes favoritos”.

La alargada sombra de ‘Tuff Gong’

No obstante, aunque la repercusión cosechada invite a pensar lo contrario (“honestamente, no esperaba este impacto”), sus pretensiones siguen siendo las mismas que le impulsaron a iniciar sus “experimentos armónicos” seis años atrás: “divertirse remezclando canciones“. Todo sea por mantener vivo el espíritu y las enseñanzas de un estilo corrompido ahora por la homofobia, la apología del cannabis y el postureo rastafari que rezuman las letras de muchos de los ‘herederos de Bob’. Ya sea dentro o fuera de territorio jamaicano.

“Desgraciadamente, la música reggae ha perdido el mensaje original que Marley transmitió. Como si no se pudiera hacer reggae sin esos ingredientes. El resultado es la falta de identidad y el mismo material por todas partes”, lamenta Reggaesta sin renunciar a la oportunidad de dictar sentencia: “La música debe salir primero del corazón, de tus propias ideas y sentimientos, no de una tendencia. Y especialmente, cuando se habla de música reggae, de ninguna manera tiene que enseñar a odiar”.

  • Yago Portillo

    Yago Portillo

    Escritor frustrado, neurótico, hipocondríaco, alopécico y para más inri, del Atleti. De pequeño quería ser quiosquero, pero me tuve que conformar con "eso del periodismo". ¿Mi dogma? "Escribo por el placer de contradecir y por la felicidad de estar solo contra todo”.

Aquí habrá comentarios