Mark, de 'La casa de empeños': "Si no estuviera dispuesto a aceptar la presión no iría al programa" | eslang

Mark, de ‘La casa de empeños’: “Si no estuviera dispuesto a aceptar la presión no iría al programa”

Imagen cedida por Clark County Museum.

Mark Hall-Patton ha aparecido en ‘La casa de empeños’ (Mega) más que cualquier otro experto. Su pasión por la historia no tiene límites, ni siquiera en los más de 20.000 libros que posee y que le ayudan a valorar y dar contexto a los objetos que llegan a la tienda. Eso sí, nunca les pone precio. Ese no es su trabajo.

Es administrador de los museos del condado de Clark (Nevada, EEUU), pero la gente lo reconoce más por su barba, su camisa roja y su sombrero Atwood de ala ancha. Le gusta coleccionar todo lo relacionado con puentes. Con ocho años construyó su primer ‘museo’ con objetos que recopilaba de su casa.

Es la primera vez que concede una entrevista en España. Pese a la popularidad, valora mucho su vida privada. Se reconoce como una persona ‘aburrida’, que no sabe de deportes o política, solo de historia.

Rick Harrison suele referirse a usted con un apodo: ‘la barba de la sabiduría’.

‘La barba de la sabiduría’ es una referencia bastante halagadora. Últimamente, se la oigo constantemente al público. No me molesta, sobre todo porque he usado barba durante 40 años.

Trabajar como administrador de un museo suena a relativa ‘tranquilidad’. ¿En qué aspectos ha cambiado su vida tras aparecer en ‘La casa de empeños’? ¿Alguna vez se ha sentido abrumado por la popularidad?

He estado en el ámbito de los museos durante 39 años y puedo asegurar que no entré en él para ser muy conocido. La museología, o el estudio de los museos, te prepara para estar entre bastidores, cuidar y mostrar los objetos, no para aparecer en programas de televisión que se emiten en 151 países.

La mayoría de las veces disfruto de los fans y la popularidad que ha venido con el show (y con los otros 14 programas de televisión en los que he aparecido). Esa popularidad ha ayudado a lo que quería: aumentar la asistencia al Museo del Condado de Clark. Sin embargo, el hecho de que mi esposa y yo no podamos salir a cenar o viajar sin ser reconocidos puede ser problemático a veces.

En su trabajo en ‘La casa de empeños’, ¿se siente presionado al determinar si un artículo histórico es verdadero o falso?

Totalmente. Soy plenamente consciente de que, cada vez que aparezco en cámara hablando sobre un objeto, el examen correcto solo depende de mí, o al menos hacerlo lo mejor que puede un ser humano. Es mi reputación la que está en juego cada vez que hablo, no la de la casa de empeño o el programa. Eso es así y acepto el papel. Si no estuviera dispuesto a aceptar la presión no iría al programa.

¿Cree usted que, gracias a sus explicaciones, parte de la sociedad americana se ha interesado más en la Historia?

No tengo suficiente ego como para decir que la sociedad americana en su conjunto ha cambiado, pero me alegro cuando la gente me dice que ha aprendido sobre Historia o ha sentido la emoción que siento cuando hablo de Historia.

Lo que más me llega es que los jóvenes, de cinco años para arriba, me digan que ahora les interesa la Historia. Me encanta ayudar a los jóvenes a aprender lo emocionante que es entender cómo llegamos a ser lo que somos hoy.

Tras trabajar con ellos, ¿con qué palabras definiría a Richard ‘Old Man’, Rick, Corey y Chumlee?

 

Lo primero de todo, me gustan los cuatro protagonistas. Mi esposa y yo estuvimos en la boda de Rick hace un par de años y pude conocerlos a todos. A nivel individual, diría que ‘el viejo’ me recuerda a mi padre, que también era veterano de la Marina. Es gruñón, pero muy buena persona.

Rick es un hombre inteligente, pero no ‘entrenado’ en la universidad. Es muy curioso, siempre está aprendiendo y leyendo. Corey es el hijo mayor. Le gusta divertirse y montar en su moto. Ha crecido en la tienda de empeño y entiende el negocio, pero no tiene la curiosidad incansable de su padre.

Chumlee, cuyo verdadero nombre es Austin Russell, es una persona ‘campechana’. Ha sido amigo de Corey desde la secundaria y, en gran medida, creció en la casa de los Harrison. No es estúpido pero está muy centrado en sus áreas de interés. Sin ninguna duda, sabe más sobre zapatillas Nike y videojuegos de lo que yo nunca podré saber.

El programa acumula muchas temporadas. ¿Alguna anécdota que recuerde con afecto?

Acabamos de terminar la temporada 13 del programa para la televisión estadounidense. Debo decir que ha habido algunos objetos que me han emocionado, pero ninguno tanto como la silla del Senador de los EEUU Patrick McCarran, utilizada en la mismísima Cámara del Senado.

McCarran fue muy importante en Nevada y en la historia de los Estados Unidos, pero por la investigación que hice para grabar el episodio pensé que era una falsificación. Normalmente, la única forma de que puedas poseer una silla del Senado es que tú mismo te la compres cuando dejes tu plaza. McCarran murió en el cargo, lo que probablemente impediese la venta. Sin embargo, cuando hablé con el vendedor resultó que sus empleados se la habían regalado al jubilarse y se la habían comprado en la venta estatal a una mujer llamada Eva Adams.

Por mi investigación sabía que ella fue secretaria de McCarran y había desempeñado ese cargo con los dos siguientes senadores de Nevada para, posteriormente, convertirse en la directora de la Fábrica de Moneda de Estados Unidos. Adams empezó como bibliotecaria en una escuela de secundaria y se convirtió en una parte muy importante del gobierno de los Estados Unidos. Me emocionó que la silla resultara ser real. Actualmente está prestada al museo del condado de Clark, donde está en exhibición.

Se lo pregunto directamente: ¿Qué piensa de la presidencia de Donald Trump?

En lo que respecta a Trump, diré que si hubiese habido un mejor oponente demócrata él no hubiese ganado. Sin embargo, ganó y es nuestro presidente. Creo que mucho de lo que escandaliza a la gente de su gestión es absurdo y exagerado, y refleja un esfuerzo organizado y constante para pintarle de una manera que no es. Me asustó mucho nuestro anterior presidente, y creo que mucho de lo que hizo fue negativo para Estados Unidos. Si Trump hiciese lo mismo que Obama, también le criticarían.

Creo que damos por hecho un movimiento de globalización a nivel mundial, lo que refleja un problema de las élites, que no entienden cómo plantear ideas e iniciativas políticas. Si cualquier líder de cualquier sector pierde de vista a aquellos a quienes lidera y sus necesidades, deseos y miedos, veremos cómo la gente opta por cambiar.

Oscar Wilde dijo que “el único deber que tenemos con la historia es reescribirla”. ¿Está de acuerdo?

Aunque disfruto mucho de los epigramas de Oscar Wilde, no estoy de acuerdo con éste. Creo que nuestro deber para con la historia es conocerla y contarla lo mejor que podamos, tanto lo bueno como lo malo.

Creo que todos, individualmente, somos responsables de conocer nuestra propia historia y por qué las cosas son como son. Esto significa que siempre debemos seguir aprendiendo. Hay pocas palabras que me irriten tanto como “Nadie sabe sobre…” o “Estoy seguro de que nadie ha pensado nunca en …” Pero claro, soy historiador y lo he sido toda mi vida.

  • Cristian Buades

    Cristian Buades

    Dicen que soy periodista, aunque algunos me llaman juntaletras. Tweetdeck humano, rastreador, un tipo serio.

Aquí habrá comentarios