Las reacciones al Sorteo de Navidad: no te deprimas, sabías que iba a pasar

Como todos los años, no te ha tocado el Gordo, pero échate unas risas al menos

  • Les ha tocado a gente que lo necesitaba, no te hostigues
  • Bueno, puede que el PSOE que no lo necesitara, pero pasaban por un año duro

Las mañanas del 22 de diciembre siempre están envueltas en un halo de esperanza, fe y suerte, sin embargo, pasadas las doce del mediodía, esa sensación se vuelve agridulce: la mayoría no nos llevamos nada y nos tenemos que conformar, como mucho, con la pedrea o con la terminación de nuestro décimo. Ante este  panorama, quizás lo mejor que podríamos hacer  quizás sea echarle un ojo a Twitter pero ya sabéis, mal de muchos, consuelo de tontos.

Luke Skywalker screaming

Bueno, también entendemos que seas de los que rabian mientras soportan a tu compañero de trabajo al que le ha tocado 100 euros y lo que menos que quieras ver en estos momentos es ver al gracioso de turno. De todas formas, no te preocupes y piensa que hay miles de españoles como tú que están en la misma situación y que, al menos, se lo toman con humor. Anda, resígnate y échate unas risas, que falta te hacen.

Milhouse

Tras una dura mañana en la que ya estabas viendo que no te iba a dar ni para apostar de nuevo en ‘El Niño’, puede que tus décimos te hayan dado un bofetazo de realidad a lo ‘caranchoa’.

Obviamente, esto lo predijeron Los Simpsons y tú, en tu ignorancia, no te diste cuenta. Pobrecito…

Aún así, sabes que todo el día estarás cantando, cual niño de San Idelfonso, la retahíla esa de los mil euros.

Y odiarás a Íñigo Errejón por cantar ‘El Gordo’ equivocado.

Pero te consolarás con la parte del pastel que ha ganado la peña y que se lleva Hacienda. Además, tendrás licencia de cuñado para criticar a los que se gastan la pasta en coches y decir lo típico de: “en cuanto lo saquen del concesionario, ya estarán palmando dinero”. 

Por favor, intenta también ser un poco comprensivo y piensa que le ha tocado a gente que lo necesita más que tú.

Y si le ha tocado a tu prima la del pueblo, esa con la que te llevas a matar, tranquilo, hay muchas formas de relajar los ánimos.

Para que no pagues tu frustación con la Humanidad (véase cometer diez asesinatos, producir una serie al estilo ‘Ana y los Siete’ o convertirse en youtuber), también puedes desarrollar un fetichismo enfermizo por la Lotería de Navidad en el que tu odio esté protegido por una bizarra coraza de felicidad. Si no crees lo que te digo, ya hay gente que lo hace y a la que, aparentemente le va bastante bien. Esto es lo que había anoche a las puertas del Teatro Real:

  • Miguel Luque

    Miguel Luque

    Periodista, de Jaén y olivarero. Nunca estoy contento con lo que escribo hasta que compruebo que es verdad.

Aquí habrá comentarios