Las 9 peores persecuciones automovilísticas del cine (¡CON VÍDEOS!) | eslang

Las 9 peores persecuciones automovilísticas del cine (¡CON VÍDEOS!)

Fast and Furious OCHO. Puede que estemos haciendo algo mal.

Llega a los cines la octava entrega de 'Fast and furious':

  • Después de plantearnos qué podemos estar haciendo mal, no nos queda más que reírnos
  • Y acordarnos de otras persecuciones automovílisticas surrealistas de la historia del cine

Fast and Furious OCHO. NI 3, ni 4, ni 5. ¡¡¡8!!! Nos hallamos ante uno de esos momentos únicos en la historia, en los que la humanidad debería pararse un momento a reflexionar, porque es posible que estemos haciendo algo mal. Que esta saga cinematográfica haya llegado a una octava entrega es quizá un indicador de que las cosas no están yendo por el camino correcto.

Pero, siendo sinceros, como buenos amantes del cine de derribo que somos en Eslang.es, lo cierto es que nosotros nos alegramos. Desde el séptimo capítulo, esta serie de películas ha alcanzado tal nivel de disparate, que resulta casi imposible no sonreír ante la cantidad de barrabasadas que discurren por la pantalla. Lo mismo ocurre con los vídeos que os traemos a continuación.

Aprovechando el estreno de la que puede ser la película más taquillera del año, hemos recopilado, con ayuda de la gente de la web de humor Cinecutre.com, algunas de las peores persecuciones automovilísticas del cine. Tan locas, delirantes y, en la mayoría de casos, tan mal filmadas, que uno sólo puede rendirse ante ellas y celebrarlas.

1. SUPERSONIC MAN (1979)

Empezamos con un tesoro del cine español, Supersonic Man. Dirigida en 1979 por Juan Piquer Simón, leyenda del cine fantástico patrio, esta película es todo un clásico del cine cutre y su escena más hilarante es seguramente la persecución en escarabajo. Estad atentos a la apisonadora y, sobre todo, a lo que ocurre cuando un coche abandona la carretera por accidente.

¿Pero qué acaba de pasar aquí? ¿Una combustión espontánea? Se sale el vehículo de la calzada y directamente EXPLOTA, sin necesidad de volcar ni de chocarse con nada. ¿Acaso había minas antipersona a ambos lados de la carretera? Quizá estamos ante la nueva medida de la DGT para fomentar la conducción responsable; minar las cunetas. Dan ganas de no volver el coche por si acaso…

2. ESPACIO EXTERIOR (1988)

Como buena Space Opera rodada al amparo de Star Wars, Espacio Exterior termina dándolo todo, con una épica batalla final. ¿Naves espaciales enormes y planetas explotando? No, mejor aún, carritos de golf tuneados, corriendo a la impactante velocidad de 5 kilómetros por hora. Cuidado cuando veáis el siguiente y trepidante vídeo, no vayáis a despeinaros.

¡Qué emoción! Sobre todo es muy intenso ese momento en que a una mujer le pasa un coche de cerca y se muere ¿del susto? Por no hablar de la desgarradora interpretación del protagonista; sí, se desgarra la garganta con esos chillidos de belieber histérica. Sin duda alguna, los actores se jugaron la vida en una secuencia claramente inspirada en los coches chocones.

3. 007 SQUAD (1976)

¿Una copia de James Bond? ¡No! Como su nombra indica, estamos ante un claro plagio de… la mítica serie Comando G. Cosas de los coreanos. Si algo nos enseña esta infraproducción surcoreana de dibujos animados, es que el racord también puede fallar en el cine de animación, como se puede comprobar en la siguiente secuencia, donde las carreteras varían de tamaño a voluntad de un plano a otro y el quitamiedos aparece y desaparece cuando le da la gana…

¡Claro que sí! ¡Explosiones dentro de explosiones! Con carreteras tan cambiantes, cualquiera se atreve a conducir por Seúl. La animación coreana, siempre a la vanguardia del cutrerío.

4. REDLINE: COMPETICIÓN MORTAL (2007)

Según muchos rankings, la peor película de coches que existe. Y puede que tengan razón. Redline no es sólo abominable desde el punto de vista ético -la película fue financiada con los beneficios obtenidos por una empresa que concedía créditos subprime-, sino también desde una perspectiva artística. Producida por el ex multimillonario libanés Daniel Sadek, la cinta es una excusa barata para mostrar al mundo su colección de cochazos de lujo -que después tuvo que revender tras el fracaso absoluto de la película-. De esa manera los verdaderos protagonistas son los Subaru, Viper, Porsche y demás, mientras que los intérpretes de carne y hueso constituyen el elemento decorativo.

Durante la filmación y promoción de este desastre fílmico, fueron mandados al desguace un Porsche Carrera y un Ferrari Enzo, por lo que se puede decir que el mayor esfuerzo interpretativo no lo hicieron los actores, sino las llantas de los coches. El siguiente vídeo no es una persecución como tal, pero sí probablemente la carrera con el final más estúpido e imposible que un chimpancé a tope de Redbull pueda concebir. Aguantad hasta el desenlace, que merece la pena.

5. OPERACIÓN LAS VEGAS (1988)

Digna candidata a peor película de todos los tiempos, Operación Las Vegas es un muestrario completo de todos y cada uno de los errores que se pueden cometer a la hora de realizar una película y, como no podía ser de otra manera, cuenta con una de las más lamentables y torpes persecuciones jamás filmadas. Una escena donde, en pro de la diversión, las leyes de la física y la coherencia narrativa no tienen cabida.

Vamos a ver si somos capaces de explicar todo lo que ha ocurrido aquí. El tipo del maletín es perseguido por dos asesinos que van de incógnito -de ahí el chándal multicolor- mientras sube una cuesta, pero a mitad de camino es mágicamente trasladado al otro lado de la misma, justo a tiempo para evitar las balas que le lanzan con impulso. Después cae por la pendiente y, al ponerse de pie, aparece en una duna distinta a la anterior, donde le vuelven a “lanzar” balas, y se reinicia la persecución. Seguidamente aparece corriendo en mitad de la nada y sus captores se materializan al lado de su furgoneta, que habían dejado atrás hace un minuto (?¿).

Los asesinos suben a la furgoneta y, según arranca, ya alcanzan a su presa (que, recordemos, estaba en medio de un descampado). Sin embargo, en Operación Las Vegas un hombre es más rápido que una furgoneta, y por eso al tipo de la chupa no le queda otra opción que disparar. Pero al no estar acostumbrado a que las balas se disparen solas (sin la ayuda de sus brazos), no consigue acertar a nuestro héroe. La furgoneta pincha y los sicarios bajan del vehículo, mientras su objetivo corre… Hacia su coche… Que había dejado atrás en otro lugar hace bastante tiempo. Un fuerte aplauso para el montador, que se ha ganado sin duda el sueldo en bocadillos que debieron pagarle.

6. TORQUE (2004)

De todas las exploitation baratas que le salieron a la serie A Todo Gas, la más pasada de revoluciones fue sin duda Torque. Una burda imitación con un protagonista cuyo look copia descaradamente y sin éxito al de Tom Cruise en Mission Impossible 2 y donde los coches son sustituidos por motos supersónicas, capaces de traspasar la barrera del sonido y alcanzar la mítica “velocidad absurda” de la que hablaban en Spaceballs de Mel Brooks.

Ante persecuciones tan apoteósicas y demencales como la que cierra este filme, uno no sabe si los responsables iban en serio, drogados hasta las cejas, totalmente de coña -o todo al mismo tiempo-, rodando lo que parece una comedia paródica que deja en ridículo a casi cualquier fantasmada del cine de Bollywood.

7. NINJA THUNDERBOLT (1984)

Un nuevo terror asola las calles de Seúl. No es el monstruo de Colossal, sino algo mucho más temible… Hablamos de la terrible banda de los… ¡Ninjas en patines! ¡NINJAS EN PATINES! En serio. Será mejor que lo visionéis vosotros mismos.

¡Ninjas en patines! Uno no puede evitar soltar una lagrimita ante tan maravilloso concepto…

Estos legendarios guerreros japoneses han de adaptarse a los tiempos que corren y, por ello, a los tradicionales says y shurikens, ahora han decidido incorporar útiles patines, gracias a los cuales se desplazan por carretera y así alcanzan a cualquier presa, por cutre que sea el coche que conduzca. Para más inri, la descacharrante escena fue robada de una película coreana e insertada en el montaje, gracias al buen hacer del inefable director Godfrey Ho, el rey del “cortaypega” cinematográfico.

8. ALLUDA MAJAAKA! (1995)

Si hablamos de acción pasadísima de rosca, no podíamos obviar el cine de acción que se rueda en el sur de la India. Cualquier película de Tollywood -no confundir con Bollywood- se pasa por la piedra a las mayores fantasmadas que podamos encontrar en la saga A Todo Gas. El forzudo Vin Diesel es un mindundi en comparación con el bigotudo Cheeranjivi -también conocido como Chiru-, una de las mayores estrellas del cine indio, por motivos que quedan bastante claros en el siguiente vídeo:

Ningún caballo resultó herido en el rodaje de estas escenas. ¿O es que no os habéis fijado en la colchonetas y mantas hábilmente situadas en la carretera?

9. KHILADI 420 (2000)

Y para cerrar la lista, vamos con más cine indio y una secuencia que hace llorar de envidia a Michael Bay. Porque si quieres que una escena de acción mole de verdad, absolutamente todo tiene que explotar, incluso sin motivo ninguno.

  • Carlos Palencia

    Carlos Palencia

    Carlos Palencia, conocido en la red como "Oso", nace en 1984, crece, empieza a ver pelis de mierda, funda Cinecutre.com, no se reproduce, se pega con el director de cine Uwe Boll y sigue viendo pelis de mierda. Cuando saca tiempo dirige el festival de cine CutreCon, colabora en Hoy Empieza Todo de Radio 3 y conduce el espectáculo de humor #VHZ

Aquí habrá comentarios