Joyce Carol Oates, Nobel de Literatura de nuestros corazones | eslang

Joyce Carol Oates, Nobel de Literatura de nuestros corazones

La eterna candidata en una lista de eternOs candidatOs:

  • Nos marcamos un #ForYourConsideration dirigido a la Academia Sueca

Se anuncia el Nobel de Literatura 2017. Después del sorpresón del año pasado con Bob Dylan, ¿volverá a hacernos sentir mal la Academia distinguiendo a un autor que nunca hemos leído? ¿Seguirá en plan epatante y distinguirá, por ejemplo, a un autor de cómics como Alan Moore? O algo aún más WTFaqueante, ¿sacará de la lista de eternos candidatos a alguno de esos nombres que llevan años sonando? ¿Será el turno de Joyce Carol Oates, la eterna candidata en una lista de eternOs candidatOs?

Nosotros decimos que, pese al profundo merecimiento de todos los habituales en las quinielas (Javier Marías, Don DeLillo, Ismaíl Kadaré, Ngg wa Thiong’o, Haruki Murakami en plan running gag…), se ha quedado una tarde preciosa para coronar con el Nobel la carrera de fondo de Oates. Esta mujer publicó su primera novela a los 26, en 1964 (With Shuddering Fall, no traducida al castellano) y este 2017, a los 79, acaba de escribir otra, Un libro de mártires americanos. Oates es una suerte de Woody Allen de la literatura: raro es el año en el que no haya publicado nada en las últimas cuatro décadas. Y no parece que vaya a parar.

Una cosa maravillosa que puede pasar si le dan el Nobel a Oates es que muchos lectores ya la hayan leído (no menos maravilloso es empezar a leer a posteriori, pero ya me entiendes). Ha escrito sin buscar ‘la gran novela americana’ muchas grandes novelas americanas, porque uno de sus temas favoritos es explicar Estados Unidos. Ha hablado sobre el aborto (por ejemplo, en su último libro), de las clases sociales y la tensión racial, del sueño americano… Y lo ha hecho en muchos géneros -novela negra, memorias o autoficción, biografía ficcionada, terror- y formatos -narrativa, teatro, ensayo, poesía- . Como explicaba la autora de esta estupenda entrevista en The Guardian, la amplitud de su obra ha dado lugar a otro género en sí mismo: ‘por dónde empezar a leer a Joyce Carol Oates’.

Entre sus más de 40 novelas, la crítica parece coincidir en que Blonde es uno de sus mejores trabajos. Se trata de una reconstrucción literaturizada de la vida de Marilyn Monroe que se publicó en 2000 y con la que fue finalista del Pulitzer y del National Book Award. La hija del sepulturero y Mamá son las obras de ficción que más conectan con sus experiencias vitales. Oates nació en una zona rural del estado de Nueva York en 1938 y empezó a escribir a los 14 con la máquina de escribir que le regaló su abuela. Gracias a las becas y al apoyo de su padre, que era obrero, como ella ha destacado en varias entrevistas, consiguió graduarse en Literatura en la Universidad de Syracuse. Además de escribir, lleva desde los 70 dedicada a la enseñanza universitaria, un trabajo del que tampoco se ha retirado: actualmente sigue dando cursos sobre escritura creativa y Literatura en la Universidad de Princeton.

En el terreno del ensayo, destaca su estudio de la masculinidad en Del boxeo, un conjunto de escritos sobre este deporte del que Oates es gran aficionada (hubo un tiempo en que fue amiga de Mike Tyson, como alguna vez ha comentado). Cabe señalar aquel que tuvo que escribir para justificar por qué su escritura contenía tanta violencia: Why is your writing so violent? Lo publicó en el New York Times en los 80, pero sus conclusiones siguen siendo válidas. Where are you going, where have you been es uno de sus cuentos más populares, y explica que lo escribió después de escuchar It’s all over now, baby blue del Nobel Bob Dylan. Ella fue, por cierto, del bando de escritores que no se sintió ultrajado por el reconocimiento al músico:

Una muestra más de su carencia de clasismo intelectual es su uso desprejuiciado de Twitter (ejem, Javier Marías), una plataforma que empezó a utilizar en 2012 (la primera persona a la que siguió fue al cómico Steve Martin) y que considera una “revista heterogénera […] donde se puede aprender mucho, por ejemplo lo común que es que la policía estadounidense abuse de su poder con negros o personas con enfermedades mentales, los maltratos hacia los animales, las violaciones de los derechos de las mujeres…”.

Oates lleva ya acumulados unos cuantos premios que avalan su trayectoria: Medalla Nacional de Humanidades, Beca Guggenheim, Premio Rea (un galardón que también ganó otra Premio Nobel, Alice Munro) o el Bram Stoker a mejor novela de terror por Zombie. Anímate, Academia Sueca.

 

  • Laura Caso

    Laura Caso

    Me gusta preguntar, me interesa casi todo y llevo fatal esperar. Si algún día me parezco a Bette Davis será que lo he hecho bien.

Aquí habrá comentarios