¿En qué momento perdió su mojo Ginger Spice? De cómo Geri se convirtió en Geraldine | eslang

¿En qué momento perdió su mojo Ginger Spice? De cómo Geri se convirtió en Geraldine

Geri, tú antes molabas:

  • Geri Halliwell, ahora Horner, era la más carismática de las Spice Girls
  • Pero la Geri del futuro, ahora presente, no es como nos la imaginábamos

Cuando las Spice Girls conocieron a Carlos de Inglaterra se pasaron el estricto protocolo de la realeza británica exactamente por el kiwi. Era el 7 de mayo de 1997 y las chicas picantes formaban parte del programa de The Prince’s Trust, la gala benéfica que cada año organiza el príncipe de Gales. Las cantantes, comandadas por Mel B y Geri, bromearon con el ¿sucesor? al trono, le instaron a hacer el símbolo de la victoria y a pronunciar su lema de guerra: Girl Power!

Pero lo que llenó las páginas de la prensa amarilla los días posteriores fueron las marcas de pintalabios que dejaron en la cara del royal y, sobre todo, aquellas palmaditas en el culo que con tanta alegría le dio Ginger Spice.

Nacida el 6 de agosto de 1972 en el seno de una familia modesta de Watford, Hertfordshire, Geri Halliwell encarnaba el descaro, la viveza y la búsqueda del sueño americano británico. Era la componente de mayor edad del grupo femenino que más ha vendido hasta la fecha, por eso se ganó el sobrenombre de Bossy (Spice) cuando el quinteto aún vivía en un pequeño piso de Maidenhead, a las afueras de Londres, bajo el brazo de los hermanos Herbert. Para quien sienta curiosidad, este es el chalé.

Geri era, a pesar del resto, la líder espiritual e intelectual del grupo. La que presionó para deshacerse de su manager, Simon Fuller, en el punto álgido de sus carreras para tomar más control sobre sí mismas. La mujer que lanzaba mensajes de empoderamiento femenino en una época en los que la palabra feminismo aún causaba recelos (un momento, ¿es que hoy no?). La irreverente, la mujer pícara definida por El FaryLa ambición pelirroja de los años 90.

El vestido de la Union Jack que lució en los Brits Awards del 97 tiene su propia entrada en Wikipedia. No fue obra de ningún diseñador de alta costura, sino de su hermana Karen, que cosió la bandera sobre ese minivestido negro de Gucci porque a Geri le parecía “aburrido”. Y así con todo. Luego llegó aquel doloroso 31 de mayo de 1998 en el que abandonó la banda y se jodió el invento, pero Geri resurgió tiempo después con look y energías renovados en su primer single en solitario, Look at me. Aunque esté se quedó a las puertas de ser número uno, con Mi Chico Latino, Lift Me Up, Bag It Up y It’s Raining Men, primer single de su segundo disco y canción que más rédito le ha dado, sí lo logró.

“¿Dónde está el hombre con fuego en la sangre?”

Y cuando parecía que iba a comerse al mundo, Geri se fue derritiendo poco a poco como mantequilla en sartén. Tras un par de años de esplendor, lanzó otro álbum que no consiguió copar las listas de igual manera, escribió una serie de libros infantiles de relativo éxito y se dedicó a su labor filántropa. Y después de 12 años de parón musical creativo sin contar Half of me, un single lanzado de manera exclusiva en Australia y que es mejor mencionar solo de pasada (vendió solo 393 copias en su primera semana), regresó en mayo con una balada en homenaje a George Michael que ha pasado prácticamente desapercibida.

El nuevo “Call me Caitlyn” es “Call me Geraldine”

Geri ya no es la misma. Como aquella mítica portada de Vanity Fair en la que la otrora Bruce Jenner decía “Call me Caitlyn”, ahora Geri quiere que la llamen Geraldine. She isn’t Ginger Spice anymore. Desde que en mayo de 2015 se casara con Christian Horner, expiloto y jefe de RedBull, Geraldine adoptó el apellido Horner y la pareja se fue a vivir a una vasta finca en Banbury, Oxfordshire, junto a su hija antes de que llegara el segundo retoño, el primero en común para la pareja. Millonario ella y millonario él, la fortuna de Geri en solitario está valorada en 31,5 millones de libras: casi 35 millones de euros.

Algunas imágenes recientes de Geraldine colgadas en su Instagram.
Algunas imágenes recientes de Geraldine colgadas en su Instagram.

Geri ha llegado a los 45 sin un ápice del mojo con el que nos enamoró: dándole a la repostería, rodeada de animales de granja y con un estilo mucho más aburguesado y campestre de lo acostumbrado, ropa en color verde caza y Barbour inclusive. Sí, todos crecemos, pero ese no es el punto. Si echamos la vista 20 años atrás la Geri de los 90 hacía presagiar una Geri del futuro con más brillo y carisma, tal y como cumplen años Brigitte Bardot o cualquier folclórica española. Geri estaba destinada a ser más Massiel y menos Marisol, pero no ha sido así. Lamentablemente, Geraldine killed the pop star. 

vía Imgur
vía Imgur
  • Cecilia Marín

    Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

Aquí habrá comentarios