Ellas bailan, ellos follan: así lo ven las canciones de reguetón | eslang

Ellas bailan, ellos follan: así lo ven las canciones de reguetón

La música urbana copa las radiofórmulas españolas y nos hemos parado a mirarla bien de cerca para contarte que:

  • El reguetón es sobre todo masculino: de cada diez cantantes, 8,6 son hombres
  • Quiero, amor y baby son las tres palabras que más se repiten entre las canciones analizadas

Mayores, de Becky G, está de moda. Es una de las canciones que más comentarios suscita en Internet, principalmente, por dos razones. La primera, porque es uno de los temas más escuchados en Spotify. La segunda, por la polémica en torno a su letra: que no me quepan en la boca’, el verso a debate que la televisión española censuró.

La propia Becky G no entiende por qué debe cantar una versión diferente dependiendo de la situación ni por qué sus homólogos masculinos no lo hacen (refiriéndose a  Maluma, Ozuna o Enrique Iglesias). “Mi canción tiene doble sentido, pero hay otras como ‘solo en tu boca yo quiero acabar’ o ‘escápate conmigo esta noche, bebé, te quiero comer’ que ni siquiera lo usan. Es obvio”, explicó en La Vida Moderna.

La música urbana está viviendo su mejor momento en España y sus canciones son las más escuchadas por los jóvenes. ¿Cómo son las letras que componen estos hits? ¿Son muy diferentes de las del tema de Becky G? Tras analizar todas las palabras de 110 canciones de música urbana, de tres listas diferentes creadas por Spotify, hemos identificado el diccionario básico del reguetón y sus principales académicos.

Como es de esperar, casi todas las sillas de este estilo musical las ocupan hombres: 8,6 de cada 10 cantantes. Ellos son más y, por tanto, cantan más y repiten más. De hecho, interpretan un 64,55% más de temas (sumando intervenciones como solistas y en grupo) y sus nombres aparecen 223 veces, frente a las 38 ocasiones que lo hacen los de ellas. A este total se suma una persona que se identifica como queer, Pabllo Vittar.

 

graf_genero-01

 

Ni una mujer tiene hueco en el Top 10 de nombres que más se repiten en las listas analizadas. Ni tampoco en el Top 15. Ozuna, Bad Bunny y J Balvin ocupan los primeros puestos, con nueve participaciones el primero y siete los dos siguientes. Tras pasar por Daddy Yankee, Maluma o Zion y Lennox, en el puesto decimosexto está Karol G, la primera mujer de la lista, con un total de tres canciones.

Los hombres quintuplican el número de palabras cantadas por las mujeres. De un total de 43.465 palabras analizadas, 36.134 las entonan voces masculinas y 7.331 voces femeninas. Una diferencia lógica si se tiene en cuenta, además de la disparidad de género, cómo se reparten los temas: 79 los interpretan ellos y solo 8 ellas. En las canciones mixtas (23) encontramos más igualdad  de género, el 52,1% de las canciones tienen más presencia femenina (es decir, las mujeres entonan más palabras).

graf_porcentaje2-01

 

Pero no todo son diferencias. Si algo tienen en común es que ambos quieren cosas. El verbo querer, en primera persona, es la palabra que más se repite en el total de los temas, 301 veces. Amor, o love, es el siguiente concepto sobre el que más hablan (292) y baby, o su homónimo español bebé (260), una de las maneras más comunes de llamar a sus crushes. Solo, o alone (207), y noche, o night (141), le siguen en la lista.

 

graf_palabras-01

 

Ellas bailan y ellos follan. Tal cual. A ellas se las describe contoneándose o sintiendo mil emociones, y a ellos dándole, haciéndolo, metiendo o teniendo. Por ejemplo, ‘Yo no soy Carlos Vives, pero quiero que te montes en mi bicicleta. Le damos la vuelta al planeta, dime en qué país quiere que te la meta’ (Explícale). O también, ‘Quiero darte como te di aquella vez, ¿te acuerdas? Te viniste 5 veces, te temblaban las piernas. Él estaba como un loco llamando y tú brincando encima de mí en el Lambo’ (Pura falsedad).

Los versos de Mayores no se salen de la norma de la temática sexual. Trata sobre sexo, al igual que tantas otras canciones, pero la interpreta una mujer y no un hombre. De hecho, las de ellos son mucho menos sutiles: ‘A mí me gustan más grandes, que no me quedan en la boca los besos que quiera darme’, canta Becky G o ‘Me gusta cuando baja y me lo besa’ (Acércate), dicen Rasel y David Lafuente.

En el reguetón hegemónico, como ocurre en casi todos los demás géneros musicales, en materia de igualdad vamos mal (de momento). Además del machismo -que en su mayoría proviene de ellos y, en ocasiones, también de ellas-, el reguetón perpetúa el imaginario masculino, hetero y CIS.

De ellos se dice que son los fuertes, los que dominan, los que deciden: ‘Si no es contigo, que sea con tu gemela, pero yo quiero una baby que sea de Venezuela’ (Báilame) ; ‘All you girls in here, if you’re feeling thirsty, come on take a sip’cause you know what I’m serving’ (A todas las chicas que estáis aquí, si tenéis sed, os animo a darle un sorbo, porque ya sabéis qué es lo que sirvo, Swalla); ‘Tienes que acercarte para sentirlo rico y luego veré si la ropa te quito’ (Déjame te explico).

De ellas, las señoritas, las frágiles: ‘Yo no quiero nada extraordinario, solo un hombre de verdad. Que se tire por mí al barro, que cambie las bombillas y hasta que me lave el carro’ (Perro fiel).

El verbo querer es el que más se repite, de nuevo, en ambos casos (en 23 canciones ellas, en 40 ellos). De las mujeres se habla, independientemente del género, cuando bailan y se mueven, algo que hacen en 30 temas diferentes. También se escribe sobre ellas porque tienen sentimientos (18), dicen (13), saben (12) y tienen (11) cosas. De los hombres se habla porque tienen sexo (27), tienen cosas (20) y piensan, sobre todo, en ellas (17). También está en la naturaleza del género masculino, según sus letras, el no poder controlarse o aguantar sus instintos carnales y en la del género femenino apagar el teléfono cuando sus novios las llaman y ellas están con otros.

 

graf_verbos-01

 

En el reguetón hay tres temas fundamentales: el amor, el desamor y el sexo. En concreto el 88,19% de las canciones tratan sobre ello. El favorito de los hombres es el sexo, el favorito de las mujeres, el amor. La soltería y el bailoteo son otras de las categorías que más se repiten.

En su mayoría, las canciones hablan de un amor más tóxico que sano. Cuando cantan sobre amor, cantan sobre dependencia o posesión. Esta última idea es una de las tónicas de estas canciones, sobre todo para ellos, que dicen ser sus dueños (‘Soy el dueño de tus noches aunque ya no estés conmigo; Eso [su cuerpo] es mío, lo dicen las escrituras’; ‘Estás con él, pero eres mía; Cuando se entere y sepa que soy dueño de usted’). Algo que no es tan frecuente en las letras femeninas, aunque también se da en ocasiones (‘Te haré entender lo que es tener al lado a una mujer que te domina’; ‘Este es pa’ mí o pa’ más nadie’).

 

graf_TEMAS

 

 

Nota metodológica. Las 110 canciones estudiadas se extrajeron de tres listas de música urbana creadas por Spotify: Reggaeton 2017, Baila reggaeton y ¡Viva latino!, el 14 de noviembre. Las letras de las canciones se han sacado de Musixmatch en su mayoría y en musica.com en el caso de que no estuviesen disponibles en la primera plataforma. 

En el análisis, los grupos musicales se han contabilizado como individuos en la separación por géneros, es decir, CNCO se cuenta como cinco hombres diferentes. El total de palabras por canción se ha calculado incluyendo exclamaciones (oh o yeah), interjecciones, artículos y demás tipos de vocablo.

Para el recuento de las palabras más usadas se han contado únicamente sustantivos, adjetivos y verbos. En el caso de los verbos que hablan de ellos o de ellas, solo computan una vez por canción. Cuando el verbo ‘querer’ aparece 23 veces asociado a ellas es porque está en 23 canciones diferentes.

Este artículo está basado en el estilo de los proyectos de The Pudding.

 

  • Laura Martín

    Laura Martín

    En sexto de primaria suspendí matemáticas por primera vez. Ahora me paso el día convirtiendo estadísticas en historias y visualizaciones para evitar que a otros le pase lo que me pasaba a mí. Detrás de toda la parafernalia, al final solo soy periodista.

Aquí habrá comentarios