Chris Pueyo: "Me da miedo no saber estar solo, no ser independiente" | eslang

Chris Pueyo: “Me da miedo no saber estar solo, no ser independiente”

Imagen: Jaime Sánchez

Este Peter Pan sí ha crecido. Chris Pueyo se ha adentrado en el mundo de los adultos con dos obras: la novela ‘El chico de las estrellas’ y el poemario ‘Aquí dentro siempre llueve’ (Ed. Destino). Las gotas, tanto emocionales como reales, las paliaba escuchando a Sabina en su ‘desván’, lugar de inspiración y por donde han pasado duendes y Campanillas particulares que lo han ayudado, con el paso de los años, a volar.

¿Cómo estás?

Muy contento. Creo que eres al primero que se lo digo: hace unos días me dijeron que el libro va por la segunda edición y hace tres semanas y media que salió publicado, así que estoy súper contento. No solo esto, también me dijeron que ‘Aquí dentro siempre llueve’ está en Chile, en julio en Argentina, en septiembre llega a México y Colombia… así que no me puedo quejar.

Entonces irás pronto por allí…

Me encantaría. Este año, en la FIL (Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México), la ciudad invitada de honor es Madrid. Me encanta la cultura mexicana: Frida, Cantinflas, Chavela… Ojalá me inviten este año a México. El año pasado fui a Chile y fue increíble. El fanatismo latinoamericano es especial, son muy entregados.

¿Quién es, en realidad, Chris Pueyo?

Ufff es una pregunta que no sé contestar. Depende del día. Hoy, un alérgico jaja creo que todavía me estoy haciendo, esto de autodefinirse no me sale bien, no sabría decirte quién soy ahora mismo.

¿Te gusta la lluvia?

Me encanta jaja Desde pequeños se nos refleja la lluvia como algo triste, algo negativo incluso. Por eso la alegoría de la lluvia en el poemario: es una aceptación a la tristeza, no creo mucho en esto de ser feliz. Creo que tenemos momentos y sí que podemos potenciar esos momentos, incluso quizás un poco aceptando cuando estamos tristes y no forzándolo.

¿Cómo definirías ‘Aquí dentro siempre llueve‘?

Como he comentado antes es una aceptación a la tristeza, un poemario porque todavía no sé escribir sobre lo que no me pasa, es decir, escribo sobre lo que me atraviesa porque todavía no soy capaz de inventarme una trama, unos personajes… eso es para verdaderos maestros de las palabras.

Es un poemario porque me parece que es la mejor forma que hay de escribir sobre ti mismo, sobre todo si ya has hecho una autobiografía con el anterior libro. Está dividido en seis capítulos y cada capítulo es un sentimiento: rabia, tristeza, sexo, soledad… Es un viaje por dentro para la aceptación de mi tristeza.

¿Hay poesía sin tristeza?

Creo que sí. Esto lo sabemos todos: un corazón roto salpica mucha más tinta. Pero no creo necesariamente que haya que estar triste para hacer cosas bellas. En mi caso lo he estado y creo que ha sido así, pero no creo en la tristeza como fuente de la vida de la poesía.

Entonces, ¿la felicidad está sobrevalorada?

Más que sobrevalorada creo que está idealizada. Por supuesto que la felicidad es maravillosa, pero lo veo algo utópico. Ser una persona feliz completamente… pues también depende de cómo nos levantemos, de cómo nos vaya el día, de lo que hagamos… dependemos mucho de nosotros. No creo que la felicidad sea esto de ‘¿Cómo estás? ¿Feliz o no?’.

Chris Pueyo 1

Te suelen acompañar dos etiquetas: Una es la LGTB (muchos se refieren a ti como el ‘escritor gay’).

Parte de la razón de este poemario fue para quitarme ese peso de escritor gay. No me considero abanderado de nada; ni menos escondido en un armario. Ni lo uno ni lo otro. Dio la casualidad de que yo hice una autobiografía porque era lo que necesitaba hacer en ese momento y dio la casualidad de que soy gay. Es decir, es un tema a tratar porque es un tema que fue importante en mi vida. Ahora, abanderado de la literatura juvenil gay española… o sea, de verdad te lo digo, no.

Que no quiere decir que quizá en un tiempo escriba un libro de personajes y tenga la condición LGTB. Ojo, no la temática del libro. No estoy de acuerdo con que haya una estantería aparte donde la temática sea LGTB porque sí buscamos la igualdad eso sería como diferenciarse. Nada forzado, según salga. Dio la casualidad de que mi libro se consideraba LGTB porque yo soy homosexual y porque el amor y el desamor de mi historia ha sido así, pero ahora es un poemario… igual, cuando escribo de amor y desamor va referido hacia un chico. No porque sea un poemario LGTB, sino porque yo soy así.

La otra etiqueta es la de viralidad en RRSS (incluso dejaste Twitter durante un tiempo).

No me gustaría quedarme tumbado en la era de Internet. Por eso también fue en parte por lo que dejé Twitter. Creo que el verdadero éxito es que una persona llegue a una estantería y vea tu nombre, no que tengas que tener Twitter o Instagram. Habrá gente en un futuro que haga cosas guays y no tenga redes sociales. Eso me da miedo, quedarme en un movimiento cibernético.

Luego se dice que las redes sociales son un gran escaparate…

Sí, pero es un arma de doble filo. Si te pasas… efectivamente, eres el autor viral. De los tuits. De Internet. Y no, no es lo que busco.

En el libro hay poemas a cuatro manos, ¿cómo es el proceso?

Depende de cada poema. Hay tres a cuatro manos. El primero es con Loreto, una de mis mejores amigas. Estábamos en el coche escuchando a Andrés Suárez, porque somos intensitos. Eran como las cuatro de la mañana, se iba a quedar a dormir en mi casa, no había leche… Todo un desastre. Y dije “vamos a escribir algo” porque tenía que entregar manuscritos. Tenía unos 11 poemas (de los que al final salieron 25 en total) y así tenía 12. Escribimos dos, pero nos quedamos solo con uno. Ella escribía un trozo y yo contestaba.

Con mi abuela pasó un poco lo mismo: ella me cuenta lo que dejó de hacer por miedo y yo le cuento lo que por miedo no me atrevo a hacer. Es el más especial. Ella ha escrito siempre. Nunca se ha dedicado a las letras, pero el amor a los libros me viene desde pequeñito por ella. En cada libro que escribo hay parte de mi abuela siempre.

El tercero es con Ethan, una expareja. Es un poema que me escribió en un viaje que hicimos donde me expresaba que no hay nada más duro que amar a alguien y ser querido pero no amado. Me tocó mucho, me dio mucho que pensar y, realmente, tenía razón. Debía contestarle porque era verdad lo que me estaba diciendo. Los poemas a cuatro manos son como una conversación, son dos poemas adaptados en uno.

Que te acusen de plagio es algo grave… ¿cómo quedó aquello? ¿Cómo te afectó?

La verdad es que mal. Que te digan “oye, mira, esta frase es en plan”… Hay que tener cuidado porque este movimiento que hay ahora de autores y tal muchas veces decimos las mismas cosas de manera parecida. Entonces, antes de acusar de eso léete el libro, mira si de verdad esa frase es como para decir que el libro es un plagio.

Nos pusimos en contacto con la chica [Cristina], la editorial le mandó un libro, lo leyó y dijo ‘vale, estupendo, sí, quitarme la frase’. En la siguiente edición se quitó la frase y ahí quedó la cosa. Pero claro, es una acusación muy grave. Que por una frase que se parece, ojo, te digan “oye, has plagiado”, después de tanto trabajo tantos viajes, tantas firmas… pues sí, jode.

Para ti, ¿quiénes son los escritores actuales ‘top’ de literatura juvenil?

Si te refieres a ventas lógicamente Laura Gallego, Blue Jeans, Javier Ruescas en literatura juvenil española. Si te refieres a mi ‘top’, me gusta Elvira Sastre, una de las poetas contemporáneas más increíbles, Albert Espinosa

Tienes 22 años, ¿qué te da miedo?

No saber estar solo, no ser independiente. Me da miedo depender de algo. Me da miedo todo lo que te genere dependencia.

Una novela de autoficción, un poemario… ¿Te has planteado el siguiente paso? ¿Quizá ficción?

Sí. Y no será teatro jaja Me lo dicen mucho: “solo te queda eso”. Me he planteado el siguiente paso, tengo dos ideas en mente y las dos son novela. No quiero hacer carrera en la poesía, aunque he hecho un poemario porque es lo que me apetecía. Soy mucho de hacer lo que me da la gana, la verdad. De momento tengo dos ideas, pero no sé adónde me voy a enfocar.

Portada Aqui dentro siempre llueve_chris pueyo

  • Cristian Buades

    Cristian Buades

    Dicen que soy periodista, aunque algunos me llaman juntaletras. Tweetdeck humano, rastreador, un tipo serio.

Aquí habrá comentarios