Carlos Payá (La Supercafetera): "Con la octava temporada la serie se termina, la idea es dar un giro al canal" | eslang

Carlos Payá (La Supercafetera): “Con la octava temporada la serie se termina, la idea es dar un giro al canal”

"Igual te retuiteo un mail que te adjunto un hashtag". Palabra de Carlos Payá, creador de La Supercafetera junto con @Vektorjack.

Una supercafetera que genera unas chapas que dan superpoderes...

  • Hablamos con Carlos Payá de café, nuevos proyectos y usuarios 'castigadores'

Una taza con la frase “La Puerta del enemigo está abajo” fue la elegida para poner en marcha La Supercafetera en agosto de 2010. Guiño a ‘El juego de Ender’, guiño a la ciencia ficción. La alternativa era una de South Park.

La webserie ha logrado miles de adeptos a base de humor y referencias culturales… algo alternativas. La cosa va de superhéroes. Bueno, casi. De super… ¿frikis? En sus seis temporadas no faltan guiños a Harry Potter, Star Trek, Matrix, Star Wars, Naruto…

Carlos Payá y Jacobo Saro son los creadores de una serie web que ha crecido con las actuaciones de Héctor Carballo, Nacho Ortega, Ana del Arco, Mario Retamar y Carlota Romero, entre otros. El óxido asoma, poco, pero asoma. Incluso una supercafetera sufre el desgaste del tiempo. Carlos es consciente de ello, pero sigue disfrutando con ella desde el primer sorbo.

¿Te gusta el café?

La verdad es que no mucho. Pero bueno, como mi cafetera no da café tampoco me importa jajaja

La Supercafetera. En marcha desde 2010, buenas críticas, seguidores, premios… ¿Qué falta?

Estamos bastante satisfechos. Hombre, por faltar… pues más seguidores. Somos un canal pequeñito. Seguimos haciéndola desde 2010 porque nos encanta hacerla, con lo cual lo que siempre falta es presupuesto de producción. Pero vamos, estamos acostumbrados a trabajar un poco en plan ‘guerrilla’.

¿España es un país de webseries?

Parece que, sorprendentemente, sí. Siempre que acudimos a festivales o a reuniones lo que se comenta es que la producción de webseries en España es especialmente alta comparada con otros sitios.

Y es curioso porque no tenemos el nivel de implantación de YouTube, por ejemplo, para poder rentabilizar como en otros países.

Si te digo la palabra ‘Malviviendo’…

Malviviendo es ese grandísimo fenómeno inexplicable que es maravilloso, que ha incumplido todas y cada una de las normas que se supone que te dicen y, aun así, ha sido un éxito rotundo.

Me refiero con lo de incumplir normas, por ejemplo, a que la longitud de los capítulos todo el mundo te dice que no debe ser muy larga, que debes ser constante… Ellos han sacado los capítulos un poco cuando podían, no tenían una programación regular y son, sin duda, la webserie que mejor resultado ha obtenido. Un exitazo.

¿Qué destacarías del formato webserie respecto a otros?

Fundamentalmente, por lo menos en nuestra experiencia, la diferencia es la frescura. El creador hace lo que quiere, no está limitado por nada. Luego tienes problemas de presupuesto, no puedes hacer lo que las grandes producciones hacen en televisión, pero generalmente tampoco es lo que buscas ni lo que busca tu audiencia.

A nosotros, por ejemplo, nos encanta no estar limitados con un formato especifico, horario especifico o duración especifica. Cada capítulo y cada temporada de lo que hacemos dura lo que nos parece que tiene que durar. Eso no lo puedes hacer en otros medios.

Aquel rosco de la corrupción dio mucho de qué hablar…

Sí, mucho. Ha sido el primer contenido que hemos hecho que no estaba en absoluto relacionado con la serie. De hecho, es el principio de un proyecto que tenemos ahora mismo para el canal porque es verdad que nosotros veníamos de experiencia en televisión, en medios convencionales y, de alguna manera, creemos que hemos, salvando las distancias, imitado el producto que se hacía en la tele: más corto, de duración variable.

Y ahora que estamos terminando de cerrar La Supercafetera, vamos a sacar dos temporadas más y con la octava la serie se termina, la idea es dar un giro y hacer contenido nuevo en el canal. Y este rosco ha sido la primera cosa que hemos lanzado a ver qué recepción tenía… y ha sido un bombazo, con lo cual estamos encantados.

Muchas marcas se interesan por creadores de contenido para publicitar o vender productos. Algunos aceptan. ¿Esto puede afectar de algún modo al prestigio ante los usuarios?

Creo que afecta mucho y me parece una grandísima ventaja de YouTube. El usuario es activo y te castiga si te pasas; eso me parece muy interesante porque, evidentemente, todos o muchos de los que estamos en YouTube queremos poder vivir de esto y eso implica actuaciones con marcas… pero es genial que el público sea exigente y te obligue a no hacer cualquier cosa, a ver de qué marca estamos hablando, como interactúa con tu contenido, como de invasivo es, de qué manera…

Hay cosas que pueden llegar a ser muy invasivas en el sentido de que pueden tener mucha presencia, pero tu público puede estar deseando que hagas eso. Nosotros hicimos una acción con Netflix que todo el mundo, nosotros, Netflix y la gente que nos sigue estábamos encantados de poder hacer. Creo que precisamente te obliga a no entender la publicidad como la veíamos hasta ahora, como un product placement o un anuncio en medio de algo.

Has comentado que con la octava temporada se apaga La Supercafetera. ¿Qué habrá después?

La idea es darle un giro al canal, pero no queremos hacerlo cuando termine la serie, queremos hacerlo ya. Cuando empezamos la serie era nuestra prioridad, lo sigue siendo y nos encanta, pero nos hemos dado cuenta a medida que ha pasado el tiempo que nos apetece hacer otras cosas que no tienen cabida dentro del universo de La Supercafetera.

Cambiar el nombre, empezar a hacer otros contenidos, haremos otras webseries… A lo mejor no durarán tanto, no lo sé, pero haremos otras cosas. Será como YouTube bien dice: un canal. Y un canal tiene distintos contenidos dependiendo de lo que quieras hacer. Nos apetece mucho, y ya lo hemos hecho mogollón de veces, colaborar con otros youtubers, pero siempre estábamos limitados por el universo de La Supercafetera porque todo tenía que encajar con nuestra continuidad y queremos romper un poco eso y hacer algo nuevo.

¿En plan ‘challenges’, retos, ‘tags’…?

No sé si llegaremos a eso porque nosotros estamos muy apegados a la ficción, a la parodia… No lo sé, veremos lo que está por venir. Desde luego sí que no es en principio el objetivo convertirse en un ‘vlogger’, sí que queremos seguir haciendo ‘sketches’, parodias, cosas que no necesariamente tengan tanta continuidad.

Hay todo un universo de cultura friki relacionado con las cosas que hacemos. Estamos orgullosos de ser frikis y no lo vamos a soltar pero sí, la idea tira un poco por ahí, contenido seriado pero más pequeño, algunos sketches, parodias, canciones…

  • Cristian Buades

    Cristian Buades

    Dicen que soy periodista, aunque algunos me llaman juntaletras. Tweetdeck humano, rastreador, un tipo serio.

Aquí habrá comentarios