Bran es como el Doctor Manhattan de 'Watchmen' y por eso nos saca un poquito de quicio | eslang

Bran es como el Doctor Manhattan de ‘Watchmen’ y por eso nos saca un poquito de quicio

Ver todo lo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá debe de ser una faena:

  • Ni el Doctor Manhattan ni Bran hacen gala de mucha empatía con sus seres queridos...
  • ... Y saben mucho, pero contar cuentan poco

Qué pubertad más mala está pasando Bran Stark. Pero antes de continuar, lector, hazte cargo de los spoilers que puede haber a partir de ahora de los cuatro primeros episodios de esta séptima temporada de Juego de Tronos. Llevamos ya casi cuatro horas de trama y seguimos sin entender muy bien qué rollo se trae el pequeño de los Stark. Después de haberse convertido en el ‘nuevo’ Cuervo de Tres Ojos (o, como Jojan Reed le dijo en una visión en la tercera temporada, ‘ser’ el Cuervo de Tres Ojos) su comportamiento para con sus familiares y amigos es todo un misterio. ¿Por qué le recuerda a Sansa la noche en que fue horriblemente violada por Ramsay Bolton? ¿A qué viene esa despedida fría de Meera, que ha perdido un hermano y casi la vida por salvarle? ¿De qué va regalándole la daga de acero valyrio a Arya en plan casual y no contándole TODO LO QUE SABE a sus hermanas?

Isaac Hempstead-Wright, el actor al que le toca defender a este personaje en las duras y las maduras, concedió una entrevista en la que explicaba que en esta temporada “ya no es Bran Stark, recuerda cómo era serlo, pero ahora también recuerda todo lo que ha ocurrido en el Universo”. Para preparar y entender lo que esto suponía, los showrunners de la serie, David Benioff y Dan Brett Weiss le recomendaron leer Watchmen, la novela gráfica de Alan Moore, e inspirarse en uno de sus personajes más emblemáticos, el Doctor Manhattan.

Jon Osterman era un hombre cualquiera hasta que un accidente provoca que se desintegre y se vuelva a recomponer, resultando en el Doctor Manhattan, un ser antropomórfico, azul y con el símbolo del átomo de hidrógeno grabado en la frente. Además de poderes como teletransportarse, manipular la energía o tener fuerza sobrehumana, este individuo cuenta con la facultad de la total clarividencia: conoce absolutamente todo lo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá. Sí, como el Cuervo de Tres Ojos. Y como él, esta capacidad de saberlo todo le provoca una progresiva indiferencia con respecto a la humanidad, hasta el punto de que acaba abandonando la Tierra.

¿Tomará Bran la calle del medio, como Manhattan, y hará mutis por el foro? Por el momento, todo son teorías. Por ejemplo, son muchos fans los que piensan que en su conversación con Meñique le ha hecho entender que sabe perfectamente todos los tejemanejes de este avieso personaje al citarle con la frase ‘El caos es una escalera’, una sentencia que él mismo pronunció en una conversación con Varys temporadas atrás. Una especie de demostración de que ‘le ha visto’.

Tampoco sería casualidad que le haya regalado la daga de acero valyrio que el propio Meñique le dio a Arya. Si hay alguien que se encarga de despachar venganzas es ella, y tiene una lista muy ordenadita a tal efecto. No es descabellado que cuando la joven Stark se entere de que Meñique es culpable, entre otras cosas, de la muerte de su padre y de que su hermana acabara en manos del sádico Bolton, acabe con él con esa misma daga. O que, como apuntan otras teorías, ella juegue un papel crucial en acabar con el Rey de la Noche.

Por otra parte, algunos han querido buscarle la lógica a la extrañísima conversación que Bran mantuvo con Sansa en el tercer capítulo, nada más reencontrarse con ella. Después de aclararle que él no va a ser el señor de Invernalia ni de nada, que para eso es el Cuervo de Tres Ojos, y en vez de contarle todo lo que sabe (por ejemplo: JON ES UN TARGARYEN) decide recordarle uno de los peores momentos de su vida: su terrorífica noche de bodas. ¿Por qué? Pues esperemos que por algo como que el hijo mediano de los Stark ha visto algo horrible que Sansa va a hacer en el futuro, y le cuente esto en plan ‘te comprendo’, o simplemente porque, como el actor que le interpreta explicaba, es muy difícil procesar todo el conocimiento del mundo en tu cabeza.

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios