8 'thrillers' modernos para recuperar la fe en el cine español | eslang

8 ‘thrillers’ modernos para recuperar la fe en el cine español

"Sobre la España negra, siempre hay una película que hacer y una causa que ganar". El actor Antonio de la Torre, en una entrevista concedida hace unos días a 20 minutos, dio en la diana de la actualidad política y cinematográfica de nuestro país. El malagueño presentaba Que Dios nos perdone, un thriller de Rodrigo Sorogoyen (Stockholm) que algunos ya describen como la mejor película española del 2016, y eso que la preceden dos de cercanas latitudes de género, El hombre de las mil caras y Tarde para la ira. Que el cine negro sea uno de los más cultivados y aplaudidos de los últimos años en España no es gratuito: el género ha sido históricamente muy sensible al malestar social, a la criminalidad y a la injusticia que nacen de las crisis políticas, y qué contexto más fructífero que el nuestro. Aprovechamos el estreno de Que Dios nos perdone para hablar de ocho excelentes cintas que abordan desde diferentes perspectivas las implicaciones del colapso; son accesibles, son entretenidas, y saben retratar España con más lucidez que los medios y las enciclopedias.

8 ‘thrillers’ modernos para recuperar la fe en el cine español

  • 1/8
    El hombre de las mil caras

    El hombre de las mil caras

    2016 ha sido un gran año para el 'noir' español, que ha vivido el regreso de Alberto Rodríguez. El director sevillano, coautor junto a Rafael Cobos de esta obra en la que adaptan la investigación de Manuel Cerdán, revisa una de las figuras más misteriosas de la historia española, la del espía Francisco Paesa (aquí Eduard Fernández), que ayudó a fugarse al corrupto ex director de la Guardia Civil Luis Roldán. 'El hombre de las mil caras' reimagina a golpe de intriga y mucha ironía el relato real de la caída del PSOE en los años 90, una época que habla tanto de ahora como de entonces.

    Warner Bros

  • 2/8
    Grupo 7

    Grupo 7

    Nos quedamos con Alberto Rodríguez, nos quedamos en los 90. El realizador andaluz es el mejor cronista cinematográfico del que podemos presumir en España, y en 'Grupo 7', de 2012, en la que también trabajó con el guionista Rafael Cobos, nos devolvió a la Sevilla de 1992 y de la Expo. Confrontan la España desarrollada y la marginal en este policíaco realista, cínico y divertido, sobre una unidad policial que lucha contra las mafias y el tráfico de drogas. Ángel (el Mario Casas más interesante) es joven e idealista, Rafael (Antonio de la Torre) arrastra las formas más expeditivas.

    Warner Bros

  • 3/8
    Tarde para la ira

    Tarde para la ira

    La ópera prima del actor Raúl Arévalo (de un guion coescrito junto a David Pulido) es el otro ejemplar del género negro que ha levantado más aplausos en este curso de pantalla grande. No se acercan a la política, pero sí a la criminalidad y a la injusticia, fenómenos que anudan lazos con los de allí arriba. 'Tarde para la ira' es el encuentro entre José (de nuevo Antonio de la Torre), y Curro (Luis Callejo), salido de la cárcel, que les llevará por un camino de irreversible venganza. El pulso rabioso y costumbrista de Arévalo recuerda a maestros como Carlos Saura y José Luis Borau.

    Entertainment One Films Spain

  • 4/8
    No habrá paz para los malvados

    No habrá paz para los malvados

    Con un largo haber de películas que rebobinan hasta finales de los 80, podemos decir que Enrique Urbizu también entra en esa nómina de maestros del 'noir' español. En una de sus mejores producciones dio además uno de los personajes más grises de nuestro cine reciente, el Santos Trinidad de José Coronado. 'No habrá paz para los malvados', de 2011, sobre un guion de Michel Gaztambide, combina de forma imprevisible la corrupción del policía cotidiano con las redes del yihadismo actual. La frivolidad de Urbizu tras la cámara explota en un desenlace sorprendente por su complejidad moral.

    Warner Bros

  • 5/8
    Cien años de perdón

    Cien años de perdón

    En coordenadas más 'blockbuster' y en un ejercicio de estilo perfecto para plantarle cara al cine norteamericano, en 'Cien años de perdón' (de comienzos de 2016, escrita por Jorge Guerricaechevarría) se dan cita muchos de los ingredientes comentados antes. Tal vez no sea la creación más personal de Daniel Calparsoro ('Asfalto', 'Combustión'), otro fiel del género, pero se las ingenia para reunir el cine de denuncia y la intriga más entretenida. Es una peli de atracos alla 'Plan oculto', de Spike Lee, con ladrones Robin Hood (Luis Tosar como protagonista) y políticos corruptos como villanos.

    20th Century Fox

  • 6/8
    El desconocido

    El desconocido

    Luis Tosar repite, esta vez en el otro lado del debate, en 'El desconocido'. En este filme de 2015, ópera prima de Dani de la Torre, escrita por un veterano del 'noir' y el terror como Alberto Marini ('Mientras duermes'), vemos algunos elementos de la cinta de Calparsoro: acabado popular y problemáticas sociales del día a día. Puede ser obvia en su denuncia contra los bancos, pero despierta sentido de la actualidad, eso sí. Cuenta las peores horas en la vida de Carlos, el ejecutivo de una sucursal en cuyo coche coloca una bomba un cliente estafado. 'Speed' con tintes políticos en A Coruña.

    Warner Bros

  • 7/8
    Celda 211

    Celda 211

    En este repaso de intrigas no puede faltar Daniel Monzón ('La caja Kovak', 'El niño'), que coincidió con el guionista Jorge Guerricaechevarría ('Cien años de perdón') en uno de los 'thrillers' españoles modernos más aclamados. 'Celda 211' es la película más antigua de la lista, de 2009, cuando el colapso económico aún no había dado sus peores embates, pero puso sobre la mesa debates hoy muy habituales. Juan, funcionario de prisiones (Alberto Ammann en su papel revelación), y Malamadre, uno de los grandes antihéroes de nuestro cine (Luis Tosar), desvelan la trampa del injusto sistema carcelario.

    FilmFlex

  • 8/8
    La isla mínima

    La isla mínima

    Terminamos como empezamos, con Alberto Rodríguez, y la que es tal vez (disculpad que nos vengamos tan arriba, pero algo de esto hay) la mejor película española del siglo XXI. 'La isla mínima', de 2014, fue un tributo al mejor cine negro, un dispositivo de estilo nostálgico pero a la vez de gran carga política, y eso que no está ambientado en la actualidad. El ideario del cineasta (memoria histórica, las dos Españas, de nuevo con Rafael Cobo al guion) se siente más que nunca en este policíaco: Pedro (Raúl Arévalo) y Juan (Javier Gutiérrez), dos detectives políticamente opuestos, llegan de Madrid a un pequeño pueblo andaluz, apenas dos años después de la instauración de la democracia, para investigar la desaparición de una niña…

    Warner Bros