5 clichés de comedia romántica con los que rompe 'Maggie's Plan' (y uno que perpetúa) | eslang

5 clichés de comedia romántica con los que rompe ‘Maggie’s Plan’ (y uno que perpetúa)

Este viernes llega a los cines 'Maggie's Plan':

  • Una comedia romántica moderna dirigida por Rebecca Miller...
  • ... que se sale de los convencionalismos de las 'rom coms' tradicionales

Este viernes 28 de octubre llega a los cines Maggie’s Plan, la última película de Rebecca Miller (La vida privada de Pippa Lee, La balada de Jack y Rose). La estadounidense dirige a Greta Gerwig, Ethan Hawke, Julianne Moore y Travis Fimmel en una comedia que explora las relaciones sentimentales desde otro punto de vista alejado de las clásicas rom coms. ¿Por qué? Por esto:

1. No hay búsqueda del príncipe azul

La protagonista es Maggie Hardin (interpretada por Greta Gerwig), una neoyorquina de treinta y tantos que decide ser madre soltera. Sí, para Maggie la maternidad está por encima de la pareja, y en vista de que sus relaciones no duran más de seis meses, se ve plenamente capacitada para tener un hijo sola. Para ello cuenta con la inestimable ayuda de su amigo Guy (Travis Fimmel), un matemático que decidió cambiar los números por un puesto de pepinillos enlatados, quien le cede voluntariamente su esperma para llevar a cabo su misión.

Maggie's Plan

Maggie aparece como una mujer autónoma, clara y sincera consigo misma, dulce, inocente y algo torpe, que antepone la inseminación artificial a un matrimonio motivado por las ganas de tener descendencia, a pesar de las dificultades e inseguridades que puedan sobrevenir de esta decisión tomada de manera consciente y meditada. Sin embargo, conocer a John Harding (Ethan Hawke), un antropólogo fictocrítico que luchar por triunfar como novelista, cambia su esquema de vida en el último momento y modifica sus planes de vivir la maternidad en soltería.

2. ¿Que el amor lo puede todo? ¡JA!

Mira, no. El amor, al igual que los personajes dibujados por Miller, no es perfecto ni sale siempre ganando. Lo de “triunfará el amor” lo dejamos para Disney y para Naím Thomas y Natalia. Tres años después y una hija mediante, su matrimonio se tambalea y Maggie se preguntará si tomó la decisión correcta. Y aquí es donde la directora nos adentra en la parte más extraña, chispeante y graciosa de la cinta, con reminiscencias al cine de Woody Allen y al género mumblecore: Maggie pone en marcha un plan que la sume en un tenso triángulo amoroso con John y Georgette (Julianne Moore), la expareja de este, entrecruzando sus vidas y conectándolos de manera sorprendente y divertida.

3. La mujeres no tienen roles secundarios, ni renuncian a sus carreras por amor

Adiós a las mujeres abnegadas que se desviven solo por su marido y sus hijos. Tanto Maggie como Georgette son personas inteligentes, formadas y reflexivas – lo que no quita, por supuesto, que tengan otros fantasmas-, con carreras propias e independencia económica. Maggie trabaja en la New School como negociadora de arte en Nueva York, mientras que Georgette es una brillante académica danesa. Las dos luchan contra el estigma de mujeres mandonas y dominantes que se les impone a las mujeres que, simplemente, llegan alto, sobre todo Georgette, satirizada en un personaje algo pedante que se convierte en lo mejorcito de la película.

Maggie's Plan

4. El ex no desaparece del mapa

Maggie, John y Georgette forman un triángulo amoroso posmoderno, los tres. Cuando Maggie entra en acción, la exmujer no sale escaldada y relegada a un segundo plano en la cinta para que los dos personajes principales vivan su amor. Quizá porque el personaje interpretado por Julianne Moore también es uno de ellos. Maggie’s Plan explora de manera dulce, sofisticada y divertida las inesperadas complejidades de las relaciones actuales poniendo en la batidora corazón y humor a una historia que nos muestra de manera muy humana la variabilidad de las relaciones a lo largo del tiempo. 

5. Al final no viven felices y comen perdices… ¿o sí?

Sin spoilers de por medio, esta comedia romántica no tiene un final cerrado al estilo tradicional. No está lleno de emoción ni de fuegos artificiales, pero es uno de los momentos cumbre de la película: ágil y perspicaz. El personaje de Maggie se da cuenta de que hay cosas que se escapan a su control, que por más que quiera no puede tenerlo todo planificado y nos enseña que lo importante no es la meta, es el trayecto.

maggies-plan-2

Eso sí, la protagonista sigue siendo rubia. De eso no nos libramos.

Greta Gerwig

  • Cecilia Marín

    Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

Aquí habrá comentarios