13 razones por las que tienes que ver 'Por 13 razones' aunque ya no estés en el instituto | eslang

13 razones por las que tienes que ver ‘Por 13 razones’ aunque ya no estés en el instituto

No es maniquea, está muy bien rodada, es altamente adictiva...

  • Habla de cosas importantes que cuando a uno se le pasa la adolescencia quiere olvidar cuanto antes

A simple vista, Por trece razones (13 Reasons Why) parece la típica serie de instituto, pero es mucho más que eso. Este nuevo drama original de Netflix, basado en la novela homónima de Jane Asher, cuenta la historia de Hannah Baker (Katherine Langford), una adolescente que es empujada por sus compañeros al suicidio, no sin antes dejarles grabadas unas cintas donde les explica por qué ha tomado esa decisión. Su amigo Clay (Dylan Minnette) se hace con ellas y empieza a escucharlas para descubrir la escabrosa verdad sobre lo ocurrido.

Mientras Hannah nos narra su experiencia, la serie salta constantemente entre pasado y presente para dar forma a un misterio ramificado que atrapa, a la vez que conciencia al espectador sobre temas tan graves como el acoso escolar, el machismo, los peligros de las redes sociales, el abuso sexual y el suicido adolescente. Problemas que afectan a muchos adolescentes hoy en día y que los adultos no siempre ven.

En sus cintas, Hannah da trece razones por las que ha decidido quitarse la vida, trece razones vinculadas a trece personas concretas que, a través de sus actos, la condujeron hacia su fatídico desenlace. Por eso, para convenceros de que os enganchéis a la serie, no podemos sino daros también trece razones para que deis al play y no dejéis de cambiar de cassette hasta conocer su historia completa.

La produce Selena Gómez y un equipazo

‘Por trece razones’ viene avalada por un equipo de excepción. Está creada por la famosa cantante y ex estrella Disney Selena Gomez (a quien la adolescencia no le queda muy lejos) junto a su madre, Mandy Teefey, y producida entre otros por el director de la oscarizada ‘Spotlight’, Tom McCarthy. Además, entre sus directores se encuentra el popular realizador indie Gregg Araki (‘Mysterious Skin’).

Asuntos clave sin moralinas

Aborda sin moralinas temas importantes como el machismo y la cosificación que sufren las adolescentes por parte de sus compañeros, el bullying, la presión de las redes sociales, y en última instancia, el suicidio y la gestión de la pérdida. La serie pretende que abramos los ojos ante estos asuntos, por lo que su visionado es recomendable tanto para adolescentes como para los adultos que no son del todo conscientes de lo que ocurre en los institutos.

No es mojigata

Al emitirse en una plataforma como Netflix, hay menos cortapisas a la hora de mostrar el contenido más duro y de que sus personajes adolescentes hablen de sexo sin censura y digan palabrotas sin parar (como en la vida real).

13razones-cassette

Elenco de excepción

El reparto es excelente. Empezando por los protagonistas, Katherine Langford y Dylan Minnette (lo conocisteis como el hijo de Jack en Perdidos), continuando con el amplio elenco juvenil y terminando con los adultos, de los que destaca Kate Walsh (Anatomía de Grey), el nivel interpretativo de la serie es buenísimo.

Diversidad racial…

Y además, diverso. La serie refleja la realidad multi-cultural de Estados Unidos, con numerosos personajes afroamericanos, asiático-americanos y latinos, componiendo con ellos un fresco muy amplio de sus institutos. Eso sí, casi todos son guapos y delgados, y no estaría mal que hubiera más variedad de físicos.

Siguiendo la estela de Stranger Things, Por trece razones también tiene ese irresistible regusto nostálgico

… Y de orientación sexual

Aumenta la representación LGBT+ en las series adolescentes. Lo habitual es que una serie se tenga que conformar con uno o dos personajes LGBT+ para cubrir el cupo (porque en la vida real, si conoces a una persona gay ya no puedes conocer más), pero en Por trece razones hay al menos seis. Sí, los dos protagonistas son blancos y heteros, pero aun así, Por trece razones muestra una diversidad más fiel a la realidad que la mayoría de series.

Personajes con pulso

Sus personajes están muy bien escritos y es fácil empatizar con ellos… aunque los odies. Y esto tiene más mérito cuando te das cuenta de que hay el doble, incluso el triple de personajes que en una serie normal.

¡La música!

Tiene una banda sonora estupenda. Un score envolvente y una selección de temas que van del sonido más moderno y electrónico a temas de los 80 como Love Will Tear Us Apart de Joy Division. Siguiendo la estela de Stranger Things, Por trece razones también tiene ese irresistible regusto nostálgico (los cassettes no son una casualidad), aunque se ambiente en el presente.

El toque Sundance

Salvando las distancias, recuerda a películas indie como Las ventajas de ser un marginado, Un invierno en la playa o Yo, él y Raquel, pero en clave de thriller. Si te gustaron esos títulos tan Sundance, puede que Por trece razones sea para ti.

No romantiza el suicidio

No glamuriza la muerte como otros productos young adult, ni la utiliza para dar pábulo al romance. Lo mismo con el sexo o las agresiones sexuales, que nunca se usan solo por provocar o impactar. La serie maneja las escenas difíciles con crudeza, pero también con tacto y sin sensacionalismos, avisando además al espectador si el episodio en cuestión incluye momentos que puedan herir la sensibilidad o afectar a personas que hayan vivido experiencias similares o sean especialmente sensibles a ellas.

Su tratamiento visual

Técnica y visualmente es sobresaliente, con una fotografía en tonos fríos que crea una atmósfera acorde a la historia, y que cambia dependiendo de si estamos en el presente o en un flashback. La serie está muy cuidada en todos los aspectos y el resultado salta a la vista.

Provoca adicción

Es tremendamente bingeable. Que sea un producto original de Netflix significa que tenemos todos los capítulos de la primera temporada a la vez. Darse un atracón quizá sea contraproducente, pero la serie es perfecta para hacer maratón y verla en dos o tres sentadas.

Funciona de maravilla como thriller

La historia de Hannah puede ser terrorífica y descorazonadora, pero también da lugar a un misterio muy adictivo. Además de concienciar, como entretenimiento televisivo es infalible.

  • Pedro J. García

    Pedro J. García

    Traductor e investigador de lo audiovisual. Me dejo la vista, la espalda y el corazón devorando cultura popular y escribiendo sobre ella.

Aquí habrá comentarios