Creadores

Las hermanas Pacheco te cuentan toda la verdad (y nada más que la verdad) sobre los trols de Internet

¿Y si detrás de cada trol hubiera una empresa especializada?

· Es el escenario en el que Carmen y Laura Pacheco nos sitúan en el libro ilustrado 'Troll Corporation'

· "La estrategia es ignorarlos, porque luego el cabreo se te pasa y te da rabia haber perdido tiempo"

¿Y si detrás de cada trol hubiera una empresa especializada?

· Es el escenario en el que Carmen y Laura Pacheco nos sitúan en el libro ilustrado 'Troll Corporation'

· "La estrategia es ignorarlos, porque luego el cabreo se te pasa y te da rabia haber perdido tiempo"

Desde hace unos años los trols ya no son aquellos seres diminutos henchidos de alegría y felicidad con pelusilla de color flúor en su cabeza. Ahora los trols son personajes bastante menos majos que habitan en un lugar llamado Internet, se agrupan en sitios que tienen por nombre redes sociales y se relacionan de forma encolerizada con todo aquel que encuentren a su paso: que si ya están los buenistas, que si la que están liando las feminazis, que si bueno, es mi opinión. ¿Y quiénes son estos trols que critican gustos personales, desprecian comentarios avalados por datos y se ríen de desgracias ajenas sin ton ni son? Pues aquí, al contrario que nos pasaba con Los diminutos, sí sabemos dónde están, pero nadie sabe quiénes son. Porque, claro, expresan su opinión de mierda casi siempre tras cuentas anónimas.

Gracias a las hermanas Carmen y Laura Pacheco, que nos han arrojado un poco de luz sobre el asunto, sabemos que detrás de cada troleo hay una empresa perfectamente organizada especialista en amargarte tu experiencia digital: Troll Corporation, una compañía en la que básicamente se encargan de sacar de quicio a la gente y echar sapos y culebras por la boquita. Pero con mucha profesionalidad, todo sea dicho. Así lo contaron Carmen (escritora) y Laura (ilustradora) en las tiras cómicas que dibujaron para Orgullo y Satisfacción entre 2015 y 2017, y ahora todos esos capítulos han sido recopilados en un solo volumen divertidísimo para devorar este verano. Hablamos con Carmen y Laura sobre este Troll Corporation (Ediciones Astiberri) y la cultura trol.

La gente que se ofende en Internet es la fuerza predominante en estos momentos. Antes estuvieron los haters puros y duros. El haterismo, el buenismo, los ofendidos... ¿Cuál será la próxima tendencia que sigan los trols?

Carmen: Yo creo que el verdadero trol es el que se comporta como un hater o como un ofendido pero en realidad está riéndose por dentro. Lo que le gusta es simplemente generar caos. Pero si nos preguntas por una tendencia en el comportamiento general, yo creo que el cinismo está ya volviendo muy fuerte. No es la mejor actitud ante la vida, pero es la respuesta natural al ambiente de crispación que crea tanta gente ofendida.

Laura: Estoy de acuerdo con mi hermana en que la naturaleza del trol es generar el caos y divertirse con ello. Antes estaba la gente normal, que daba su opinión sincera, y los trols, y ahora hay gente ofendida hasta niveles tan extremos que no puedes saber si en realidad son trols o gente ofendida de verdad. Al final la tendencia de los trols podría ser comportarse de manera completamente cordial y amable, para diferenciarse de la “gente normal”, que al final son los que están generando el caos igualmente.

El de ‘Ni machismo ni feminismo, igualismo’ es una de las tipologías que más me irrita. ¿Cuál es la peor para vosotras?

L: Cuando das tu opinión sobre algo en tu propia cuenta de Twitter y aparece alguien para decirte que ese no es el lugar para hablar de ello o que no eres un experto sobre el tema y por lo tanto no estás cualificado para dar tu opinión. Por dios, ¡es Twitter! Es como si entraras en un bar y de pronto interrumpieses a un grupo de amigos y les dijeses que no son expertos sobre lo que están charlando.

C: Pues a mí me pasa al contrario. Me saca de quicio la gente que habla de datos y los dicen mal y después se quejan de que no se respeta su opinión. ¡Es que los datos no son opiniones! No puedes decir que dos más dos son cinco y enfadarte porque la gente te corrige.

Cuando se habla de este tema se pone mucho el foco en los haters de Twitter (porque hay muchos), pero entrar en los comentarios de Facebook de cualquier medio de comunicación es desolador. Instagram es otro punto de acoso importante. ¿La red social importa?

C: No, está claro que lo que importa es la gente y haters y acosadores puede haber en todos sitios. Hubo un tiempo, hace muchos años, en los que se echaba la culpa a “internet”, como si fuera un sitio tóxico y peligroso. Internet no es un sitio, es una tecnología, y ahora que todo el mundo la tiene se echa la culpa a “las redes”.

L: Es cierto que la gente se comporta de manera distinta en unas redes y otras. Todos usamos Instagram para maquillar un poco nuestra vida y entramos en Twitter a quejarnos de lo que nos parece mal, pero al final somos nosotros quienes hemos definido que cada red social sea así. Si nos cerraran Twitter, pues nos quejaríamos en Facebook o en Instagram, y estoy segura de que estas redes se adaptarían a las nuevas tendencias que marcaran el comportamiento de la gente, no al revés.

A veces ando por la calle con desconfianza, pensando si toda esta gente que me rodea serán ‘comentaristas de Internet’. ¿Los trols están entre nosotros pero nadie sabe quiénes son? ¿Son personas NORMALES que, tras echar su bilis por la boca, luego llevan una vida NORMAL?

C: Me pasa lo mismo que a ti. Cada vez que leo una burrada en Twitter, por ejemplo, me gustaría saber si esa persona lleva una doble vida o en una conversación con ella te darías cuenta enseguida de que es imbécil. Yo creo que es más común lo segundo.

L: Hace unos meses vi un capítulo de Salvados en el que Jordi Évole charlaba con gente que se dedicaba a decir barbaridades en internet y atacar directamente a otros. Sorprendentemente no era el tipo de gente que te esperas que te puede gritar algo por la calle, sino personas aparentemente muy normales y amables en persona. Era bastante escalofriante, la verdad.

Vosotras sois muy activas en redes sociales. ¿Tenéis trols? ¿Cuál es vuestra actitud hacia ellos?

C: Por suerte no tenemos muchos. Entiendo que quien tiene que soportarlos todos los días, pierda los nervios y explote. Está en su derecho de hacerlo. Pero si es algo que ocurre solo ocasionalmente, creo que la mejor estrategia es ignorarlos, porque luego el cabreo se te pasa y te da rabia haber perdido tiempo de tu vida en contestarles.

L: Sí, la verdad es que hasta el momento hemos tenido bastante suerte. Yo no dudaría en ignorarles y bloquearles si es necesario. De hecho, otra cosa que no entiendo es cuando alguien insulta a otra persona y luego se queja de que le ha bloqueado. Una cosa es negarte a escuchar las críticas o una opinión diferente a la tuya y otra exponerte a que te insulten sin ningún filtro.

Como buenas hermanas, ¿os habéis troleado en algún momento de vuestra vida? ¿Cómo es trabajar juntas?

L: Seguramente lo habremos hecho alguna vez, como todos los hermanos, pero siempre nos hemos llevado bien. Llevamos haciendo colaboraciones juntas toda la vida y compartimos las mismas referencias, así que trabajar juntas es muy fácil. Además, cada una tiene su rol muy definido. Para Troll Corporation mi hermana me pasa el guión escrito y a partir de ahí yo hago la distribución de páginas y viñetas y hago un boceto. Nos hacemos comentarios mutuamente si algo no nos convence, pero en general no tardamos en ponernos de acuerdo.

C: Como yo soy la hermana mayor, me pasé toda la infancia educando a Laura para poder trolearla sin que se diera cuenta. Ha funcionado.

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo