Conocer

Por qué no debes tirar las toallitas húmedas al váter ni usarlas como si fueran papel higiénico

Un estudio de la OCU advierte que no se deshacen en la medida adecuada:

· En Sevilla, los sobrecostes de arrojar toallitas por el inodoro suponen unos 940.000 euros al año

· En caso de usarse, la recomendación es tirarlas a la basura, nunca al inodoro

Un estudio de la OCU advierte que no se deshacen en la medida adecuada:

· En Sevilla, los sobrecostes de arrojar toallitas por el inodoro suponen unos 940.000 euros al año

· En caso de usarse, la recomendación es tirarlas a la basura, nunca al inodoro

Además de su uso infantil, las toallitas húmedas también se venden para adultos, como una alternativa al papel higiénico clásico, más áspero y seco. No obstante, la polémica con estas toallitas suele venir por su uso indebido en el WC, que incluso ha causado graves atascos en algunas ciudades españolas.

Un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha analizado algunas marcas de toallitas húmedas con el fin de averiguar si, como afirman en sus respectivos envases, son realmente desechables en el WC. “Las conclusiones del estudio revelan que son toallitas que contienen fibras sintéticas, que no logran disgregarse después de 48 horas de agitación”, algo que sí logra el papel higiénico.

“Puede que algunas hayan mejorado el perfil respecto al estudio anterior. No se quedan tan intactas o enteras como antes, hay mas fragmentos pequeños, pero no llegan a disgregarse por completo”, explica la organización, que añade que, en caso de usarse, las toallitas deben tirarse a la basura, nunca al inodoro.

Impacto ambiental y económico

Precisamente, el acto de arrojar toallitas húmedas al váter ha sido motivo de polémica y debate en los últimos años. Hace unos días, el Consejo Municipal de Medio Ambiente de Córdoba llamó la atención sobre el problema, que provoca la formación de masas compactas de residuos en las orillas del Guadalquivir, generando atascos en los sistemas de depuración.

En 2017, Emacsa, la empresa municipal de aguas del Ayuntamiento de Córdoba, señalaba que el denominado ‘monstruo de las toallitas’ le costaba al Consistorio de Córdoba unos 1,5 millones de euros al año.

Según la estación depuradora de aguas residuales Silvouta, en Santiago de Compostela, cada mes extrae hasta quince toneladas de residuos no reciclables, en su mayoría toallitas húmedas. Esto supone hasta 180 toneladas al año.

“Estas toallitas generan atascos que pueden provocar vertidos de aguas residuales sin tratamiento, e importantes sobrecostes de explotación y mantenimiento a los gestores del saneamiento”, señalaba en un comunicado la Asociación Española de Abastecimiento de Aguas y Saneamiento (AEAS). “En Sevilla, los sobrecostes de arrojar toallitas por el inodoro suponen unos 940.000 euros al año y en Bilbao se han realizado estudios que cifran entre 8 y 10 veces más los costes por limpieza y mantenimiento de las instalaciones debido a esta problemática”, asegura la asociación.

En septiembre de 2017 se hizo viral en Londres un ‘fatberg‘ (denominado así por la contracción de grasa ‘fat’ e ‘iceberg’). La masa tenía un peso de 130 toneladas y estaba formada por restos de toallitas húmedas, preservativos, pañales y aceite, productos que, como tratan de advertir las autoridades, nunca han de tirarse al WC.

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo